cómo y cuando hacer prevención

1. LA INFORMACIÓN ES IMPORTANTE PERO SOLA NO BASTA.

Debe ir acompañada de procesos de aprendizaje y desarrollo personal. Lo que protege a una persona contra los riesgos, es la capacidad de tomar decisiones, de manejar presiones sociales, estados emocionales, etc.

2. SIEMPRE SE PUEDE HACER PREVENCIÓN, AUNQUE NO HABLEMOS DE SUSTANCIAS. ¿CÓMO LO HACEMOS?:

  • Fomentando hábitos saludables: deporte, alimentación, etc.
  • Hablándoles del uso y el abuso, con ejemplo cotidianos como chucherías, televisión, etc.
  • Sirviéndoles de modelo.
  • Ayudando en el desarrollo saludable y la maduración personal.
padre-hijo-pequeña

3. PARA HABLAR DE DROGAS ES NECESARIO:

ADAPTA LA INFORMACIÓN A LA EDAD
  • Hasta los 10 años, no se debe hablar de forma directa sobre drogas, salvo que el niño pregunte.
  • De 10 a 14 años, abordar fundamentalmente las drogas legales.
  • A partir de 14 años, se habla de sustancias legales e ilegales.
APROVECHAR LAS SITUACIONES PROPICIAS

Para que nos escuchen y el mensaje que queremos transmitir cale en la persona, la información no puede ser continua y machacona. Tiene que estar muy dosificada e intercalada en otros temas de conversación totalmente distintos.

Podemos aprovechar un programa de televisión o una noticia para sacar el tema.

SIEMPRE ABORDAR EL TEMA CUANDO NOS PREGUNTAN

Suele resultar difícil encontrar el momento para hablar de determinadas cosas, no pierdas la oportunidad de hacerlo cuando están interesados. No solo habrás desperdiciado el momento, sino que tu falta de tiempo o de interés puede hacerles sentir poco importantes, menos confiados y menos comunicativos.

CREAR UN CLIMA DE DIÁLOGO

Si en la familia hay costumbre de dialogar, no va a ser difícil incorporar el tema del consumo, sino se vivirá mal o no habrá momento para abordarlo.

DAR INFORMACIÓN OBJETIVA, VERAZ Y REALISTA

Infórmate antes, asegúrate que tienes los argumentos que necesitas, para ser eficaz y no encontrarte inseguro, ridiculizado ( “ no tienes ni idea…”) o desbordado en la conversación.

CUIDAR EL LENGUAJE VERBAL Y NO VERBAL
  • No dramatizar.
  • No tratar el tema como si fuéramos expertos o “colegas”. Posicionarse en el papel de padres. Es importante hablar de nuestras opiniones, como lo que son, no disfrazarlas de datos contrastados, que nos quitan credibilidad.
  • No crear “interrogatorios”, utilizar la escucha, dejar que den su opinión, que expliquen sus sentimientos y motivaciones, etc. y expresar los nuestros.
  • El lenguaje no verbal también da información, la postura, la mirada, la expresión facial. Es importante cuidar esto, para que el mensaje sea eficaz.

Si tienes dudas, llámanos…  Podemos ayudarte