El Uso de TIC en Familia

qué sabes de educación tic

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN SON UNA REALIDAD DE LA QUE POCOS PODEMOS ESCAPAR. MÁS QUE MIRARLAS CON CIERTO FATALISMO, TENEMOS QUE APRENDER A RELACIONARNOS CON ELLAS DE FORMA SALUDABLE.

Quienes nos criamos en otro momento, mucho menos tecnológico que el actual, en ocasiones tenemos la sensación de vivir en una realidad extraída de un libro de ciencia ficción. Pero nuestros hijos e hijas han nacido en un mundo en el que el teléfono móvil, las consolas y juegos en red, Internet y las redes sociales son parte muy importante de la realidad. Son la generación de “nativos digitales”, que encuentran en estas tecnologías muchas oportunidades para hacer cosas pero que, también, deben aprender a relacionarse de forma saludable con ellas.

Young children using a tablet computer while their happy parents
Two pupils leaning on a pile of books while reading on touchpad

SIEMPRE ANTE LO NUEVO NOS SURGEN UN CONJUNTO DE PREGUNTAS. ¿SON BUENAS LAS TIC PARA MIS HIJOS E HIJAS? ¿TENGO QUE REGULAR Y CONTROLAR SU USO? ¿SI EL USO DE LAS TIC LE ROBA TIEMPO A OTRAS ACTIVIDADES, LES PROHIBIMOS USARLAS? ¿CÓMO PODEMOS AYUDARLES A INTEGRAR ESTAS TECNOLOGÍAS DE FORMA POSITIVA EN SU VIDA COTIDIANA?

Lo primero que debemos tener claro es que no podemos restringir su uso totalmente. Las TIC son una realidad de nuestra sociedad, que ciertamente ofrecen muchas oportunidades de interrelación y acceso al conocimiento a nuestros hijos, por lo que la educación en el uso de las TIC no puede centrarse en la prohibición y la censura. Más bien al contrario: la educación en esta materia debe estar basada en compartir y supervisar el uso que nuestros hijos e hijas hacen de las TIC, estableciendo ciertas regulaciones sobre cuándo usarlas, en qué entorno y con qué objetivos.

Algunas Claves

Ser padres y madres tecnológicos.
Aunque a veces tengamos la sensación de que nunca podremos saber tanto como ellos, es muy importante que estemos actualizados y bien informados sobre las nuevas tecnologías disponibles. Esto es fundamental para poder dialogar con ellos sobre estos temas y establecer ciertas "normas de uso".
Conocer los intereses de nuestros hijos e hijas.
Muchas veces solemos establecer limitaciones de uso basadas exclusivamente en el tiempo ("dos horas al día, no más") o en ciertos usos ("Solo para las tareas del cole"). Pero internet es también una puerta de entrada a su música favorita, a historias y personajes de ficción, y a muchos otros aspectos que forman parte de su relación con el mundo. Una buena estrategia es dialogar con ellos, preguntarles sobre sus intereses y acordar de forma clara las pautas de uso para evitar (o al menos reducir) los conflictos.
Mejor en los espacios compartidos.
El uso abusivo de las nuevas tecnologías (consolas de juegos, ordenadores) puede meter a los niños y niñas en un mundo virtual y, con el tiempo, aislarlos. Para evitarlo, una recomendación es que hagan uso de estas TIC en los espacios compartidos por la familia, porque de esa forma se podrá supervisar mejor para qué las usan y al mismo tiempo se podrá interactuar.
Ayudarles a planificar su tiempo libre.
El día es lo suficientemente largo como para poder hacer muchas cosas. Una tarea muy importante que tenemos los padres y madres es ayudarles a organizar las horas que pasan fuera del colegio, consiguiendo que establezcan prioridades y tiempos para las actividades extraescolares, la tarea de la escuela, el ocio y el uso de las TIC. Lo fundamental es que ninguna de esas cuestiones le robe todo el tiempo a las demás.
Lo principal es nuestra compañía.
Existen filtros parentales que nos ayudan a regular el uso que nuestros hijos e 18
hijas hacen de las nuevas tecnologías, por ejemplo limitando su acceso a determinadas páginas webs o a canales de televisión. Pero esas herramientas son un complemento a nuestra tarea educativa, no la sustituyen.
Nuestra conducta es el mensaje más potente.
Somos referentes para nuestros hijos e hijas, y si queremos que comprendan la importancia de regular el uso de las TIC lo primero que debemos hacer es hacer un uso adecuado nosotros mismos. Por ejemplo, si les decimos que desconecten el teléfono móvil porque les estamos hablando y no nos hacen caso, no podemos estar respondiendo mensajes Whatsapp mientras estamos cenando en familia. La coherencia entre nuestros dichos y nuestros actos es fundamental.

En resumen, la promoción de un uso adecuado y equilibrado de las TIC requiere de una apropiada educación en valores que vaya acompañada de un ambiente de confianza y buena comunicación con nuestros hijos e hijas.

Si tienes dudas, llámanos… Podemos ayudarte