Mitos en la Educación en TIC

Qué sabes de Educación TIC

No podemos educar a nuestros hijos en el uso adecuado de las TIC porque ellos siempre sabrán más que nosotros .
Existen valores y destrezas que van más allá de la capacitación técnica y requieren de la experiencia de vida propia de los adultos, por lo que el papel de las familias es fundamental.
La mejor forma de proteger a nuestros hijos de los riesgos de Internet es prohibirles el acceso.
Lo más adecuado es regular el acceso sin privarles de los beneficios de su uso, ya que actualmente las TIC son herramientas imprescindibles para los procesos de socialización y educación de nuestros hijos.
Internet permite tener controlados a nuestros hijos en casa y mantenerles a salvo de los peligros reales.
Internet es una ventana directa al mundo exterior con todo lo que esto supone. Igual que supervisamos las actividades y las compañías de nuestros hijos cuando salen de casa, debemos supervisar sus actividades y contactos en Internet.
La mejor forma de controlar el uso de videojuegos o la navegación por Internet se basa en limitar el tiempo de conexión.
El control del tiempo es necesario pero no suficiente. Es necesario valorar elementos, como las páginas que visitan, las personas con las que chatean o juegan, las actividades que realizan cuando están conectados, etc.
Para averiguar si nuestros hijos hacen un uso adecuado de Internet debemos consultar sus correos electrónicos, perfiles de redes sociales, etc.
Si queremos conocer el uso que hacen nuestros hijos de la Red, es conveniente facilitar la comunicación, la confianza y la responsabilidad. Con esta forma de supervisión, generamos además una relación más cercana y favorable para promover el uso adecuado de Internet.
Mientras que nuestros hijos no faciliten la dirección completa de casa en Internet, no nos pueden localizar.
Es fácil rastrear personas a través de información que podría parecer irrelevante (nombre del centro escolar, lugar de encuentro en el barrio, etc.).
Para poder obtener una protección total en relación al uso que nuestros hijos hacen de Internet basta con instalar un filtro parental.
Los filtros parentales pueden resultar útiles como complemento para la tarea de supervisión, pero en ningún caso pueden sustituir nuestra tare aeducativa. La herramienta más eficaz de protección será nuestra cercanía y disponibilidad siempre que estén conectados a la red.
Adicción Nuevas Tecnologías Servicio PAD

Si tienes dudas, llámanos… Podemos ayudarte