Madrid Salud Inicio ¿Quiénes somos? Sugerencias y reclamaciones Contacte Madrid Salud

Principal › Archivo de Temas

Aspectos sanitarios a tener en cuenta en las instalaciones de agua caliente sanitaria (A.C.S.)

Se entiende por instalación interior, al conjunto de tuberías diseñadas para la distribución del agua de consumo, depósitos, conexiones, y aparatos instalados tras la acometida y la llave de paso correspondiente que enlaza con la red de distribución.

La red de distribución o red de abastecimiento comprende todo el conjunto de conducciones y tuberías que distribuyen el agua tratada desde los depósitos hasta el grifo del consumidor.

Se entiende por depósito, a todo receptáculo o aljibe, cuya finalidad sea almacenar agua de consumo humano , ubicado en la cabecera o en tramos intermedios de la red de distribución, así como los situados en las edificaciones.

Deberán instalarse válvulas anti-retorno en el inicio de las instalaciones interiores de forma que no sea posible la contaminación del agua de la red pública de distribución.

CONTROL DE LEGIONELLA

Las instalaciones interiores de agua fría y caliente sanitaria definidas y reguladas dentro del artículo 2 del Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico –sanitarios para la prevención y control de la legionelosis, son aquellas ubicadas en el interior de edificios de uso colectivo o instalaciones industriales susceptibles de convertirse en focos para la propagación de la legionelosis.

Según la probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella se clasifican en:

  1. ALTO RIESGO: Instalaciones de agua sanitaria caliente y fría CON acumulador y circuito de retorno.
  2. BAJO RIESGO: Instalaciones de agua sanitaria fría/ caliente SIN acumulador y SIN circuito de retorno. Tuberías, aljibes, depósitos y cisternas o depósitos móviles.

También, hay LUGARES más SUSCEPTIBLES: Hospitales. Residencias de ancianos. Centros de Día. Hoteles, residencias de verano. Urbanizaciones en barrios residenciales….

¿Qué incidencias podemos encontrar según los distintos tipos de instalaciones?

Depósitos de agua fría en edificaciones:

Acumuladores de agua caliente sanitaria: Factores a evitar:

Puntos terminales de la Red de ACS (grifos, duchas): Aspectos a evitar:

Para evitar todos estos problemas, sobre todo en las instalaciones de ACS con acumulador y circuito de retorno, deberemos comprobar la existencia y puesta en práctica de los siguientes requisitos:

  1. Existencia de un programa de mantenimiento periódico, incluyendo las mejoras estructurales y funcionales de las instalaciones de A.C.S. así como el control de la calidad microbiológica y físico-química del agua, con el fin de que no presenten un riesgo para la salud pública.
  2. Registro por escrito de las operaciones y programas de mantenimiento, incluyendo plano señalizado de la instalación de A.C.S. actualizado (incluyendo todos los dispositivos como acumuladores, válvulas, circuitos de agua, puntos terminales o duchas) con los puntos o zonas críticas en donde se facilitan las tomas de muestras.
  3. Existencia de registro escrito y aplicación de Programa de limpieza y desinfección, así como de registro escrito de mantenimiento de la instalación de agua caliente sanitaria según lo establecido en el art. 8 del R.D. 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis (B.O.E. 18/07/03)

Operación periódica de vaciado del sistema de A.C.S., llevándose a cabo la limpieza a fondo de las paredes y superficie interna de cada acumulador de A.C.S., eliminando la suciedad, incrustaciones y sedimentos.

Revisión del estado de conservación y limpieza de toda la instalación de A.C.S: periodicidad trimestral en los depósitos acumuladores y mensual en un número representativo, rotatorio a lo largo del año, de las duchas, de forma que al final del año se hayan revisado todas ellas.

Limpieza a fondo con los medios adecuados de los elementos desmontables (duchas), eliminando las incrustaciones y adherencias, sumergiéndolas en una solución que contenga 20 mg/l de cloro residual libre, durante 30 minutos, aclarando posteriormente con abundante agua fría; si por el tipo de material no es posible utilizar cloro, se deberá utilizar otro desinfectante.

Realización de las siguientes operaciones periódicas, dejando constancia de las mismas en el registro escrito de las operaciones y programa de mantenimiento y limpieza:

  1. Purga con una periodicidad semanal del fondo de los acumuladores de A.C.S,. y mensualmente purgas en puntos terminales de la red interior..
  2. Apertura, semanalmente, de las duchas no utilizadas, dejando correr el agua unos minutos para evitar estancamientos.
  3. Control diario de la temperatura en los depósitos finales de acumulación, en los que la temperatura no será inferior a 60º C
  4. Como mínimo, anualmente se realizará una determinación de Legionella en puntos representativos de la instalación. En caso necesario se adoptarán las medidas necesarias para garantizar la calidad del agua de la misma.
  5. Periodicidad anual de la desinfección térmica del sistema de A.C.S. También ésta se realizará tras un prolongado periodo de parada (superior a un mes), tras una reparación o modificación o bien tras sospechas de una revisión. Desinfección térmica: Volver a llenar el sistema de A.C.S., elevando la temperatura del agua de los depósitos acumuladores hasta 70º C, manteniéndolo al menos 2 horas. Posteriormente abrir por sectores todos los grifos y duchas durante 5 minutos, de forma secuencial. Durante esta operación el sistema no será utilizado por los usuarios. A continuación, se vaciarán los depósitos acumuladores, volviéndolos a llenar para su funcionamiento habitual.

Nuestras visitas